¿Cómo encontrar más oportunidades en el mundo tech?

¿Cómo encontrar más oportunidades en el mundo tech?

El ecosistema entero de la industria tecnológica siempre está en la búsqueda de nuevas oportunidades para rentabilizar los avances en STEM. El sector privado suele ser la primera opción pero ¿Se están ignorando los beneficios de otros sectores?

Autoras: Mariana Cortés Rueda y Mariana Valencia Gallego

La bonanza tech

Estamos en un mundo lleno de oportunidades donde las tecnologías y los métodos para aprenderlas abundan, la rentabilidad de ese conocimiento está lejos de conocer la cúspide para quienes abrazan el código en todos sus lenguajes, y los límites geográficos ya no son una limitante para hacer negocios o proyectos colaborativos.

Resulta trágico entonces que al mismo tiempo co-existan situaciones más precarias (no sólo geográficamente, sino económica y socialmente) donde se lucha una guerra perdida con la obsolescencia en formatos análogos, con la incompetencia institucional por falta de mecanismos de interoperabilidad, cuando muchas de las piedras en el zapato de las instituciones creadas para el público general podrían ser solucionadas con la implementación de tecnologías al alcance de cualquier desarrollador.

¿Dónde está el problema?

El abismo que a veces parece infranqueable está en que en el mundo de las ciencias, tecnologías, ingenierías y matemáticas (STEM por sus siglas en inglés: Science, Technology, Engineering and Mathematics), en los ecosistemas de desarrollo informático y web lleno de start-ups ávidas de ser el siguiente unicornio de su región, no se está ni de lejos interesado en colaborar con el sector público o de gobierno debido a una lluvia de razones que tienen que ver poco con la política y mucho con las burocracias, la rigidez de sus normas y la percepción de que cualquier iniciativa será mal remunerada.

Pero sin ignorar los retos que implica colaborar con el Estado o sus instituciones a nivel local, también hay que admitir que existen una gran serie de beneficios (lucrativos y en especie) para quienes deciden dedicarle su tiempo y esfuerzos.

Las oportunidades del sector público

Un ejemplo de estos beneficios se encuentran en los presupuestos públicos: no por nada son los bolsillos más hondos a los que puede aspirar un proponente o licitador. Por otro lado, los contratos por mantenimiento o soporte TI en muchas ocasiones pueden durar más años que lo que es estándar para un contrato entre empresas privadas hoy en día, y las modalidades de participación son tan variadas (en ocasiones pueden ser incluso predecibles) que hay campo para todo tipo de jugadores nuevos: desde microempresas personales como proveedoras de consultorías a organismos locales, PYMEs ejecutoras de líneas TI en proyectos transversales interinstitucionales, o grandes empresas licitando para gestionar proyectos a nivel nacional.

Y ¿Qué es lo que se puede proponer? Cualquier usuario de los servicios del Estado puede imaginar el inmenso rango de oportunidades para ejercer todo tipo de conocimientos: desde optimización el performance de una página web o la interfaz de cara al usuario (para no mencionar con nombre propio algunas plataformas tributarias), la digitalización de registros análogos, la creación o actualización de bases de datos… ¡Ni siquiera habría necesidad de mirar más allá de las necesidades de los mismos empleados de dichas instituciones!

¿Cómo encontrar más oportunidades en el mundo tech?

Entonces… ¿Cómo se pueden retomar estas oportunidades? A simple vista, parece haber tres frentes de acción específicos que pueden ayudar a mantener el crecimiento de la industria y el desarrollo no solo de sus profesionales sino de la comunidad en general:

1. Los desarrolladores podrían mirar más hacia las entidades y programas del Estado

Entre los beneficios para los devs se encuentran por ejemplo:
- Presupuestos destinados a iniciativas privadas por medio de concursos, licitaciones, o fondos por medio de programas para poblaciones específicas. Si bien se suele creer que la remuneración en el campo privado es mayor, el desconocimiento de los mecanismos y falta de contacto con los requisitos para participar eliminan a un porcentaje muy grande de ciudadanos que podrían obtener ganancias muy por encima de sus expectativas — entendiendo que el tradeoff es un riguroso proceso burocrático que requiere no sólo paciencia sino buenas relaciones públicas y documentación rigurosa.
- Oportunidades para desarrollar proyectos con impacto real que sean implementables y escalables interinstitucionalmente, lo cual robustece cualquier portafolio tanto a manera individual o colectiva.
- A nivel de nertworking: conocer directores, gerentes, o administradores de entidades locales acerca a cualquier equipo tech a los círculos de los gestores públicos, que pueden luego expandirse hacia lo regional, nacional e internacional.

2. Los organismos e instituciones públicos podrían atraer más desarrolladores

Los beneficios de más colaboración entre el mundo tech y el sector privado no son sólo para los individuos o empresas privadas, pero también requiere esfuerzos del sector gobierno:
- La contratación directa de desarrolladores no es la única forma en que podrían vincular talento en tecnología para sus necesidades inmediatas a mediano o largo plazo. Algunas instituciones han implementado jornadas de participación ciudadana como “Hackatones”, grupos de voluntariado TI, o concursos para jóvenes con temáticas STEM que apoyan sus objetivos estratégicos.
- Teniendo en cuenta la necesidad de desarrolladores jóvenes para tener experiencia comprobable, o el deseo de desarrolladores senior para adquirir o certificar habilidades específicas, se ve que cualquier iniciativa de innovación resulta en un gana-gana para los involucrados si se sabe liderar y se manejan las expectativas. Por ejemplo: considere la cantidad de público que podría tener un evento de mecatrónica donde jóvenes pudieran competir con robots al estilo ‘mecha’ japonés, si se aliaran todas las notarías de un departamento entregando locaciones y gastos de papelería a cambio de la digitalización de un porcentaje de sus archivos por parte de cada uno de los participantes. Lo que puede sonar ingenuo para algunos resulta una oportunidad para quienes puedan ver las ventajas de ambos lados.
- Integrar las observaciones, recomendaciones y objetivos del equipo TI de sus propias entidades a la hora de establecer objetivos y presupuestos que puedan ser destinados a desarrollo o mantenimiento, y a su vez participar de los proyectos y presupuestos transversales a nivel nacional y local compartiendo experiencias y estándares.

3. Las empresas privadas podrían beneficiarse de destinar recursos a proyectos públicos

Destinar un porcentaje de los recursos (humanos, técnicos o en dinero) de manera constante y monitoreada a mediano y largo plazo para proyectos de comunidad no es sólo una idea de responsabilidad social empresarial o corporativa:
- El portafolio de proyectos de la empresa crece con cada implementación
- Permite a los empleados tener espacios para capacitarse y hacer mentorías
- Visibiliza a la empresa de cara a las instituciones que luego puedan requerir de sus servicios de maneras directamente contractuales.
Por ejemplo: la línea de apoyo a fundaciones u organizaciones sin ánimo de lucro que ha implementado Monoku en su empresa, involucra tanto a los líderes y cabezas del equipo como a los desarrolladores que recién hayan llegado al equipo. Las organizaciones que se apoyan son elegidas por todo el equipo, se realizan donaciones regularmente a ellas tanto en dinero como en tiempo dedicado a desarrollos específicos, y en reuniones periódicas del equipo se les informa de cualquier novedad que haya habido con dichas entidades.

Conclusión

Las ganancias de todos los miembros del ecosistema pueden crecer al tiempo que reducimos la brecha de desigualdad tecnológica si consideramos el valor de los avances en STEM para la población general, mediados por instituciones públicas: No se necesita más que ver las oportunidades de la colaboración mutua y el compromiso de construir los puentes necesarios.